martes, junio 13, 2006

Barricada-Teatro Lope de Vega, 12 de junio

El primer artículo que publiqué en este blog me delata: siento predilección por Barricada. Fue uno de los pimeros grupos que escuché, y, con los años, creo que el tiempo me ha dado la razón: Barricada son el mayor exponente que tiene el rock and roll en nuestro país. Después de Ramoncín, claro está.
Por ello, y vista mi apabullante objetividad, ayer no podía faltar al concierto acústico que los de Pamplona ofrecieron en el Lope de Vega de Madrid.
Tanto a la entrada en el teatro, como al ir ocupando las butacas, se palpaba que el ambiente tenía algo distinto, y que la curiosidad por ver a los Barricada en este formato era enorme. "Me siento americano, civilizado"- comentó el yonki que ocupó el sitio contiguo al mío.
Por fin, se apagaron las luces y con una puntualidad bastante ajena al mundo del guitarreo, los abuelos ocuparon la escena. El Drogas se enfundó su chistera y una gafas de sol, y Alfredo (siempre sentado durante el set acústico) empezó a rasgar los acordes de "Tu Nombre". La primera, suave y directa a la mandíbula: enorme.
Y así, durante casi dos horas fueron derrochando un reportorio completísimo y muy elaborado, lleno de clásicos ("En Blanco y Negro", "No Hay Tregua", "Animal Caliente"...), de recuperaciones muy agradecidas ("El Pan de los Ángeles", "Juegos Ocultos", "Mañana Será Igual", "Deja que Esto No Acabe Nunca"...) y de versiones de sus canciones que, en mi opinión, no llegaron a cuajar del todo (terrible "En la Esquina del Zorro").
Los cuatro, aisitidos por las tres "zíngaras" a los coros (de menos a más), el "Pirata" al Saxo (estuviste enorme, Maguila), Akerra al teclado, y el "Lobo" a la armónica, demostraron que tienen más tablas que las casas de los Amish, y que saben cómo meterse al público en el bolsillo con un simple guitarrazo, tal y como quedó claro con "Tu Cuerpo" o "Que no me Silbes". El Drogas, salao a rabiar, en sus registros más graves (al bajo y a la voz); el Boni, que no tuvo su día con los solos, dejó ver que aún llega más alto que nadie y que sabe crecerse en concierto; Alfredo, más activo en la parte más cañera y con una actitud de chapeau; y el Ibi, posiblemente la sangre nueva que necesitaban hace algunos años, estuvo sembrado y muy original en las adaptaciones.
Fue una noche diferente, en la que Barricada dio una lección de saber estar y mostró que no se han limitado a tocar sus viejas canciones con guitarras acústicas, sino que han trabajado muy duro y que conservan la ilusión por seguir dando toda la guerra que les dejen. Y que les apetezca.

4 Comments:

Anonymous Anónimo said...

Yo flipé en colores. Está claro que a estas alturas uno no puede ser objetivo con los Barricada, pero aún así creo que no miento al decir que fue un peazo contiertazo muy valiente. Sí que es verdad que hubo alguna como En la Esquina del zorro o Deja que esto no acabe nunca que les quedó un poco chunga, pero en general fue la ostia. Así que nada, Iker, si alguna vez te vuelves a pasar por aquí te vuelvo a dar la razón: los Barricada son cojonudos.

6:37 p. m.  
Blogger milveinticinco said...

Por cierto hoy Jordi Bernet cumple 62 años.

1:30 p. m.  
Anonymous weezermij said...

Dios, Jordi Bernet cumple 62 años y yo no me he afeitado los genitales...Vaticino un día terrible.
Me hubiera gustado mucho ver ese acústico. Pena que no se descolgasen con "Picadillo".
Gran blog, sigue así!

12:33 a. m.  
Anonymous Mesías said...

Hubo gente que pedía "Picadillo" a gritos. Yo, por supuesto, les chistaba mientras comentaba: "Por favor, esto es un teatro ¿Acaso no ven mi frac y mi monóculo?"

10:08 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home